Una mariposa en el jardín

En la vida existen muchos sucesos mágicos, como el ciclo de una mariposa.

Comienza su trayecto siendo un huevo pequeño que se desprende en oruga. Luego se convierte en crisálida y posteriormente logra ser lo que desea: voladora, fuerte y colorida.

Viajar, experimentar y sentir, por ahí va su objetivo; pero sabe que no siempre esto puede resultar exitoso y aun así se focaliza por alcanzarlo.

La mariposa sabe que su vida no depende del resultado, sino de la importancia de su recorrido. Que cada etapa sea aprendizaje y vivencia para darle tiempo y espacio a la que continúa.

Paciencia, armonía. Todo llega siempre y cuando lo desees y dejes ser lo que el momento te pide, ¡Aunque quieras ir más rápido! No vemos a las mariposas volar todas las estaciones del año.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Cerrar menú
×
×

Carrito